miércoles, 30 de marzo de 2011

This is England!

Primera parte

Esta entrada podría ser un capítulo más de la "Guía práctica para conocer el Uruguay" o de  la saga "Cómo hacer turismo en Uruguay y no morir en el intento", pero para que no me quedara un título larguísimo, opté por el que le puse. Cualquiera podrá afirmar que hay una contradicción flagrante, pero ese mismo cualquiera que siga leyendo se dará cuenta que no necesariamente es así.

La historia comienza con una invitación que recibí de una amiga que es profesora de Historia del Arte; con otras colegas amigas suyas había organizado una visita a Conchillas y a Colonia del Sacramento, en la que ella oficiaría de guía. Con lo que sabe de arte y arquitectura, con lo que me gusta Colonia del Sacramento (a la que hace bastante tiempo que no iba, entre otras cosas por aquella lluvia tremenda que nos agarró a mi amiga Laura, a su fiel auto el rojito y a mí cuando íbamos hacia allí en plena sequía*, que casi perecemos ahogadas) y con el interés que me despertó conocer Conchillas, localidad a la que solo conocía de nombre y por el revuelo que se armó cuando la empresa “Montes del Plata” comunicó que iba a instalar una planta procesadora de celulosa allí, no dudé ni un segundo en aceptar la invitación.
El último domingo del verano, por la mañana, rumbeamos pa’ la Colonia; la primera parada era Conchillas, un pueblo situado a 50 km de Colonia del Sacramento, a 40 km de Carmelo, a 7 km de la orilla del río y a 7 km de la ruta… ¿A quién se le ocurrió poner un pueblo lejos de todo? ¡Pues a los ingleses!


Resulta que Conchillas –cuyo nombre se debe a las mismas, que hay por todas partes- es un pueblo fabricado a prepo como consecuencia de la construcción del “nuevo” puerto  de Buenos Aires, allá por 1880 y poco; para construir un puerto que compitiera con otros de la zona, se necesitaba piedra y arena, materias primas que se encontraron no allí sino en la orilla de enfrente. Dado que esa zona era rica en yacimientos de caliza y de granito, como quien dice, una de cal, y una de arena, hacia allí  dirigieron sus miras los ingleses de la compañía de Charles Walker. Claro que la explotación requería algunos detallecitos, como embarcaciones que transportaran la piedra y la arena hacia Buenos Aires, un puerto desde donde partieran las embarcaciones, una línea de ferrocarril que transportara la materia prima desde la mina hacia el puerto, y mano de obra que hiciera todo esto. Así que ni corto ni perezoso, como lo indica su apellido, Mister Walker** recorrió media Europa ofreciendo trabajo, y es así que llegaron a ese lugar aún inhóspito personas de los más variados orígenes: rusos, búlgaros, austríacos, italianos… y es así que en 1887 oficialmente nace Conchillas. La idea era hacer un asentamiento pasajero, por lo que se construyeron barracas para que vivieran los obreros. 


Las casas se hicieron de piedra, con techo de zinc a dos aguas; las ventanas tienen los vidrios por fuera y los postigos por dentro, así durante el crudo invierno “británico” se pueden abrir para que entre luz sin tener que congelarse.



Como el suelo resultó muy duro, las casas se construyeron sin cimientos; las paredes tienen una inclinación tal (más anchas en la base que en la cima)  que les  permite sostenerse sin problemas (la prueba es que ciento veinte años después ahí están, muertas de risa).


La cocina era compartida… entre una familia que ocupaba una habitación (la pareja y todos los hijos que tuvieran)  y varios obreros solteros, que ocupaban otra habitación. Las amas de casa no sólo atendían a su familia, sino que también cocinaban para los “inquilinos”, y les lavaban la ropa; los solteros, eso sí, tenían que pagar por estos servicios (de otro tipo de servicios, si es que los hubo, no quedaron registros).
En esta foto, se ve la chimenea de la cocina compartida en esta especie de vivienda de solteros contra casados.


Por  supuesto que baño no había; para bañarse y lavar la ropa, estaba el arroyo; para evacuaciones diversas, había un retrete afuera de la casa, que debido a la dureza del suelo ya mencionada, no tenía pozo negro ni de ningún otro color; las  deyecciones se recogían en un recipiente con asa que cada noche era vaciado por el “nochero” (también funcionario de Walker). El nochero llevaba un carro que iba cargando con el fruto de su trabajo, y  luego iba a descargar en un vagón: por la mañana, el tren que llevaba la piedra de la cantera hacia el puerto, llevaba el vagón “cisterna”, que se vaciaba en la playa… Digamos que como balneario, dejaba mucho que desear. Fue recién a mediados del siglo XX que se prohibió ese sistema, y la playa actualmente sí puede ser disfrutada por los escasos lugareños. 


Así como instaló una mina, una línea de ferrocarril,  un sistema de agua corriente con canillas públicas, una usina eléctrica, un puerto y un pueblo, la compañía británica instaló una iglesia y una escuela; una iglesia anglicana, que en la actualidad es un templo evangélico bautista (no hay capilla católica en el pueblo, les digo por si tienen ganas de ir a confesarse).


Pero la historia de Conchillas recién comenzaba… Lo mejor –y lo peor- estaba aún por venir.
¡No se pierdan el próximo capítulo!

*Al respecto, consultar aquí
** Walker, caminante

44 comentarios:

juan pascualero dijo...

He ido innúmeras veces a Colonia y nunca pasé por Conchillas. Como otras veces me has motivado. Linda entrada.

yonky dijo...

Prendiste mi curiosidad por lo que se viene,puede que el ritmo,no despojado de ironia, sea uno de los tantos motivos.

Sigo pendiente de la saga....

andal13 dijo...

Juan:
¡Pero muñaño, si podés ir en la casa rodoflotante! Es precioso el lugar, y tranquilazo.
Andá antes de que lo arruinen con la procesadora de celulosa.

Yonky:
¡Seguí en sintonía... el próximo miércoles se viene la segunda parte!

Fernando Terreno dijo...

Qué lindura todo. Me encantaron las paredes esas con su inclinación.
Evidentemente una guía turística es imprescindible (y si encima te va mostrando esos detalles como la ubicación de vidrios y postigos, no te digo nada). Lo digo porque estuve varias veces en Conchillas, en el puerto y en el Copyc, un club que está a un kilómetro de la desembocadura del Río ídem y NUNCA me anoticié.
Ahora, cambiando figuritas, te digo que los restos de ese casco de unos 30 metros que están sobre la playa (lo ves siempre y si hay bajante casi completo), pertenecieron a un BARCO NEGRERO, de esos que traían gente, entiendo que mucho antes que don Walker...
Una historia tétrica.

Un abrazo y gracias por el paseo.

Neville dijo...

Muy buena reseña, me resultó entretenida y pintoresca.
Confieso que cuando vi el título de esta entrada, imaginé una foto suya cruzando la cebra de Abbey Road (buen delirio de mi parte).

Genial ese don Walker.
¿Será algo de un amigo mío, Johnnie Walker?

Lara dijo...

Tus crónicas dan ganas de pasear...

No conozco Conchillas, y no tenía ni idea de su origen. Habrá que ir antes de que aterrice la planta de celulosa por ahí :(

andal13 dijo...

Fernando:
¡Mirá vos! ¡Resultaste visitante ilustre! ¿Y no habrás participado en algún campeonato de "pul" en una de tus visitas a Conchillas? No sabía lo del barco negrero...

Neville:
¡Me alegra que te haya gustado! El cruce de Abbey Road lo tengo en el número uno del "top ten" de viajes que quiero hacer, pero por ahora me conformo con cruzar las cebras de Carlos María Ramírez.
Probablemente Charles Walker fuera pariente de Juancito... o consumidor, al menos!

Lara:
Lástima que el Ministerio de Turismo sigue insistiendo con reocorrer siempre el mismo trillo... No ofrecen posibilidades de conocer lugares como éste, que es lindísmo.
Apurate porque las oficinas de Montes del Plata ya están instaladas en una de esas casitas.

Marple dijo...

Andrea:
blogger acaba de no publicarme un maravilloso comentario:)
¿sería porque dije que el tal Charles Walker me sonaba a aventurero de película?¿o porque dije que el lugar , pa'mi ,mire, está condenado.
¿a nadie en est bendito país se le ocurrió convertirlo en lugar de turismo sin contaminar río, y todas sus derivaciones?
¿a vázquez mena se le escapó el negocio o ya tendrá un buquebus conchillas-buenos aires ?

Alvaro Fagalde dijo...

El cruce x Abbey Road y la sensación de cantar la retirada de los Asaltantes en las mismas calles donde Jhon y Paul compusieron "Strawberries fields" y "Eleanor Rigby" es lo único que vale la pena de Liverpool.

Volviendo al país, estoy muy en deuda con el departamento de Colonia todo. Espero que estas crónicas puedan mitigar algo.

El rollbloguer sigue dejando que desear. Apareció mi nueva entrada de la historia del jazz y no se dio x enterado el guacho.

Marple dijo...

Fagalde:
usted es un desagradecido de la vida:)
Inglaterra, no los ingleses, es uno de mis sueños viajeros.
Mientras tanto, a lo mejor me doy una vuelta por Conchillas:)
Aunque después que Andrea viaja ya está todo dicho y visto.

andal13 dijo...

Marple:
Ah, conviene siempre copiar el mensaje antes de enviar, por si pasa eso. Tenés razón que tenía nombre de aventurero, pero bien clarito que tenía todo en asunto de negocios!
Si en este bendito país hay algo que se hace mal en serio y con ganas, es la ¿explotación? del turismo. Es imposible conocer el país si no contás con vehículo propio, no hay infraestructura mínima en muchos lados, no se publicita nada más que lo trillado, y un montón de etcéteras.

Alvaro:
¿Cómo que no hay nada en Liverpool? ¿Y el Luí, el heredero del King Kenny? You'll never walk alone!
No te pierdas Colonia, en serio; si bien Conchillas está perdida en el mapa, Colonia del Sacramento es bien accesible y se puede recorrer en el día, y sí que vale la pena!
Carmelo y Nueva Palmira son muy lindos, pero volvemos al inconveniente de que necesitás tener auto para recorrer...
¡Ya voy a jazzear a tu blog!

Martín dijo...

Muy buena crónica! Tus crónicas de viaje logran lo impensable: hacer que me sea entretenido leer sobre Uruguay. Jaja.

Looking forward to part 2...

andal13 dijo...

Martín:
¡Muchas gracias!
Pero si en Uruguay pasan cosas fascinantes... videos que nadie vio, campeonatos que se ganan al perder...
Coming soon!

Alvaro Fagalde dijo...

Yo hablé de Liverpool, no de toda Inglaterra. Londres es fascinante.

andal13 dijo...

Alvaro:
Sí, sí, yo te respondí que Liverpool lo tiene al Luí, y a los loquitos que cuelgan videos con las canciones que le han hecho; si eso no es fascinante...

;-)

Alvaro Fagalde dijo...

No lo decía por ti, sino por Marple. Ya puse los vinculos en el jazz. Como verás, soy bastante más obediente que tus alumnos.

andal13 dijo...

Alvaro:
Mis alumnos de ahora desconocen palabras "difíciles" como "dinámico" y "sucumbir", así que no es que no sean obedientes, es que no entienden cuando les digo "¡Silencio!"

VUELVO AL SUR.. dijo...

Que interesante descripción hiciste, siempre con tu estilo, desde luego.
Te cuento que en cerca de la ciudad de México, hay un mineral de Plata, lo que convirtió a México durante mucho tiempo en el primer productor de plata del mundo. Bueno ese mineral fue descubierto por Españoles pero EXPLOTADO por ingleses años mas tarde, cuando la precaria tecnología española fue insuficiente. Alrededor de esos minerales crecieron pueblos muy característicos: Techos rojos de Zinc, anchas paredes etc, etc... muy similares al pueblo que describes.
Aquí, por ejemplo, los mineros bajaban a las minas con una lonchera que contenia su almuerzo, los famosos PASTES, *derivados del ingles Paste* que hasta la fecha son tradicionales y únicos por esta región. Voy a conseguir fotos de las casas para que te admires...
Gracias por el relato.

andal13 dijo...

Vuelvo...:
Me quedé fascinada con la historia, que contaste, en particular con los "pastes"... Investigando un poco, me encontré con esto en la Wikipedia:

"Los pastes originales, de papa (patata) y picadillo de carne, guardan el calor y para la hora del almuerzo aún se conservaban calientes, la trencita de pan que tienen en un costado se usaba para sujetarlos y no la comían los mineros ya que no tenían oportunidad de lavarse las manos..."

Mónica dijo...

Andrea, fantástica tu crónica!! Me llevó de vuelta a Conchillas y me hizo disfrutar aún más a partir de la evocación.
Gracias! y espero el "to be continued"

andal13 dijo...

Mónica:
¡Qué bueno que te haya gustado! Espero no haberme mandado ninguna macana histórica o arquitectónica.
La próxima crónica estará colgada next Wednesday!

VUELVO AL SUR.. dijo...

Cuando vengan, por que algún día será, los voy a llevar a esa zona tan especial. Es una zona cercana a lo mágico, Uno llega primero a la ciudad capita, PACHUCA, donde están los minerales. Es una zona árida, arcillosa, blanca y caliente, como lo describes en tu post. Mas allá de la ciudad, subes a la orilla de ese semi desierto y a unos cuantos kilómetros estas, maravillosamente, en una zona boscosa, húmeda, llena de lagos y ríos... La vertiente del pacífico. Nunca un contraste fue tan notorio. Algún día tienen que conocer eso, son pueblos realmente mágicos, con techos rojos de zinc, calles estrechas y tortuosas, como un legado de los Ingleses que, al parecer, esparcieron su influencia por todo el mundo.
Los pastes son una especie de empanada con una pasta tipo hojaldre u hojaldrada, lo malo es que ahora, la comercialización produce pastes que ya no son de carne y papa si no de arróz con leche, piña, y un largo etcetera...

andal13 dijo...

Vuelvo...:
¡Si nos seguís tentando, te caeremos en patota los uruguayos, a que nos lleves a visitar las minas de Pachuca y a comer pastes!

VUELVO AL SUR.. dijo...

los espero con gusto,

El Antihéroe dijo...

Esperaremos por la segunda parte entonces...De paso cañazo: Viste la película? (This is England)

andal13 dijo...

Antihéroe:
Segunda parte: ¡Gran estreno el próximo miércoles, en este mismo blog!
No vi la película; cuando elegí el título, pensé en la canción de The Clash.

El Antihéroe dijo...

Estamos empatados entonces, porque vos no viste la película y yo no escuché la canción. Te recomiendo la peli. Y veré si me youtube la canción... ;)

Guillermo G dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
andal13 dijo...

Antihéroe:
Ah, The Clash es una banda esencial de los '80, y esa es una de las canciones que más me conmueve de la banda. Estuve leyendo acerca de la película, y me resultó de lo más interesante; intentaré verla.

Guillermo (o Guishermo):
¡Bienvenido!
Queda mal que lo diga, pero "eso te pasa por andar queriendo hacer turismo en Uruguay sin leer primero Ajo y Agua"!!!
Igual, no te pierdas el próximo capítulo (pero tené en cuenta aquello de que "las segundas partes nunca fueron buenas")

SUSANA dijo...

Apasionante! Tu historia se lee como un cuentito antes de dormir…bueno, no todo…me dejaste pensando en el camión cisterna. Nada de tomar sol, de castillitos, o enterrarse en la arena, està bien, no digo nada màs!
¿Perderme el otro capítulo? De ninguna manera! A Conchillas le decimos ¡Presente! Con un broche en la nariz!

andal13 dijo...

Susana:
¡Lindo laburito el del nochero! Eso sí, trabajo no le faltaba...
No te preocupes por la playa, que no eran épocas de hilo dental!

El Santi dijo...

PERDÓN, ESTE COMENTARIO QUEDÓ REGISTRADO COMO DE GUILLERMIO G PORQUE PELOTUDAMENTE ENTRÉ CON UNA CUENTA MÍA CANUTA.

Querida y andariega Andal13:
Su nombre ya anuncia su inveterada costumbre de Andar los caminos de esta y otras patrias.

Supe una vez andar en busca de esas conchillas, Gabriella, estando en Colonia del Sacramento nos sugurió "tirarnos" hasta Conchillas, que qué nos costaba si quedaba ahí nomás. Que las casas, que lo ingleses, que era un mundo aparte, etc,El ahí nomás se transformó en putamadrenollegamosnunca, y cuando llegamos no te voy a decir que las casas no eran intersantes, pero eran como pocas y todas las maravillas a las que nos había ilusionado el entusiasmo de Gaby
constaban solamente en el proyecto
Así que quedamos resabiados con ese viajecito
De ahí mi reshasho a las conshillas
desde ese día.
aHHH, SU POSTEO, BRISHANTE COMO LOS DE ANTES Y MUY INSTRUCTIVO, QUÉ QUIERE QUE LE DIGA

Guillermo G dijo...

nu era yo

andal13 dijo...

Santi:
¡Jajaja, te quemaste solito!
Igual, ese señor no tienen más que un par de blogs en blanco.

Copio y pego:
Queda mal que lo diga, pero "eso te pasa por andar queriendo hacer turismo en Uruguay sin leer primero Ajo y Agua"!!!
Igual, no te pierdas el próximo capítulo (pero tené en cuenta aquello de que "las segundas partes nunca fueron buenas")

¿Fuiste antes o después de tu periplo por Villa Soriano?

Detaquito dijo...

Al fin pude leerlo!

Ahora a por la segunda entrega!

andal13 dijo...

Deta:
¿Qué pasó? ¿Estabas de ojitos cerrados?

Detaquito dijo...

Paso que entre el trabajo, facultad y otros menesteres, mi tiempo ocioso se redujo considerablemente!

andal13 dijo...

Deta:
Es terrible cuando esas trivialidades como lo son el trabajo y la facultad nos quitan tiempo para cosas realmente trascendentes, como leer mis entradas!

Detaquito dijo...

Si, lo se. De hecho se lo dije a mi jefe y a mis profesores, pero todos me respondieron en forma hiriente.
Pobres ellos!

andal13 dijo...

Deta:
¿No querés que les mande una cartita explicando la situación?

Detaquito dijo...

Te lo agradeceria infinitamente Andal.
Creo que es necesaria!
Eso si, justificame las faltas de los dias 7/3, 19/3 y 4/4

Detaquito dijo...

Te lo agradeceria infinitamente Andal.
Creo que es necesaria!
Eso si, justificame las faltas de los dias 7/3, 19/3 y 4/4

andal13 dijo...

Detaquito:
Está bien.


Detaquito:
Está bien.

Detaquito dijo...

No quiero ser reiterativo


No quiero ser reiterativo