sábado, 1 de agosto de 2009

La Panacea Universal, o la Revolución Bacteriana del Ácido Láctico

Aclarando, dijo un vasco, que le echaba agua a la leche

Comencé a esbozar este artículo hace varias semanas, como suelo hacer: pienso en un tema, voy escribiendo las ideas que se me ocurren al respecto, luego le voy dando forma y finalmente, lo pulo, hasta que considero que sigue siendo igual de malo que al principio pero que ya mis limitadas capacidades me impiden hacer algo mejor, y ahí recién lo publico.
Bueno, la cuestión es que esto ya estaba casi pronto cuando el Tata, con todo el ímpetu juvenil que lo caracteriza, va y escribe un artículo en su blog en donde aborda lateralmente este tema que hoy nos ocupa. Lo que quiero decir, en definitiva, es que no le afané la idea (no esta vez, al menos).
Hecha la aclaración, ahí voy:

Cuando yo era niña, el yogur era un producto exótico: se trataba de leche a la que se le agregaban unas laboriosas bacterias, que fermentaban la lactosa y producían ácido láctico. Venía en unas botellitas de vidrio similares a las de leche –sí, jóvenes imberbes, en el Precámbrico la leche se vendía en botellas de vidrio- pero más chicas (imagino que serían de 250 cc). El consumo de yogur estaba limitado a razones terapéuticas: es decir, el médico le indicaba yogur a los pacientes que sufrían de andá a saber qué mal inconfesable.
María Elena, mi maestra de 5º, pertenecía a ese grupo de tomadores de yogur. Además, debía hacerlo a una hora determinada, por eso pedía permiso en clase, se servía el misterioso líquido en un tazón de melamina naranja y lo tomaba con cuchara. Ese fue mi primer encuentro cara a cara con el yogur. ¡Se veía delicioso! Algo cremoso, consistente, suave... Comenté el hecho en casa, y me preguntaron si quería probar. ¡Claro que sí! Y tuve mi primera botellita de yogur. Y la primera gran decepción de mi vida. ¡Un asco! ¡Puajjjjjjj! ¡La cosa más ácida y áspera que había probado en mi vida! No hubo forma de cambiarle el sabor, ni volcándole todo el azucarero adentro.
Pasaron los años, se sucedieron las Eras, el ser humano evolucionó, dominó el fuego, inventó la escritura, demostró que la tierra era redonda y que el átomo se podía dividir, y el yogur se transformó en otra cosa. Ya no es sólo leche fermentada con un sabor y una textura similares a los del jugo gástrico. Ahora los yogures (así, en plural) son riquísimos.
Y el yogur ya no viene en botellita de vidrio... Hay en frasco de vidrio, en botella de plástico, en vaso de plástico, en sachet y en caja, desde los chiquititos como un dedal, hasta los que alcanzan para llenar la bañera y jugar a ser Cleopatra. Y puede ser cremoso, batido, bebible, natural, integral, dietético, descremado, saborizado con vainilla, firme, integral batido clásico (sin que yo lo sepa diferenciar del integral sin batir, ni el clásico del romántico), integral batido con dulce de leche, con fibras, con frutillas, con duraznos, con ciruelas, con colchón de frutas, con colchón de frutos del bosque, con colchón de frutos de la Patagonia, con mezcla de frutas (lo que hace una especie de yogur frankensteiniano de perakiwi o manzanaciruela), con cereales, con muesli, probióticos, biotransit y lowcol, por sólo mencionar algunos.
El yogur dejó de ser un alimento de consumo por estrictas razones facultativas a ser un alimento protagónico de la vida actual: tanto da para que meriende el nene en la guardería, como para adelgazar, facilitar la evacuación intestinal, bajar el colesterol, fortalecer el sistema inmunológico o tomar algo rico. Es decir, es la legendaria panacea, la cura de todos los males.
La publicidad de yogur muestra un mundo feliz. No hay bacteria ni virus que se anime a invadirte si fortalecés tu sistema inmunológico con el yogur que tiene nutridefensis, no hay arteria que se tape con grasa por más que le des duro y parejo a la milanesa si luego la bajás con un yogur lowcol, no hay colon que se irrite con un yogur biotransit...
Entonces, cuando Gilles Lipovetsky en “La sociedad de la decepción” dice: “...en nuestra época prosperan el desasosiego y el desengaño, la decepción y la angustia. Pero la entidad que promete la felicidad del ciudadano no es la democracia: ésta sólo garantiza la libertad del individuo...” está insinuando claramente que la entidad que promete la felicidad del ciudadano es el yogur.
Y por acá dejo mi crónica, porque es la hora de tomar mi yogur bebible descremado sin azúcar agregado y con pulpa de frutillas.

35 comentarios:

Fernando Terreno dijo...

Felicitaciones a vos y al búlgaro, que no recuerdo cómo se llamaba (trabajaba con Pasteur) y fue el descubridor de los laboriosos bichitos que hoy son casi unos enemigos públicos... de los que tenemos "los oídos rotos" con tanta propaganda de yogur.
Me gustó especialmente esa síntesis del proceso creativo del principio.
Un abrazo
Fernando

andal13 dijo...

Fernando: el muchacho era Stamen Grigorov o Grigoroff, como te guste.
Ah, y el proceso creativo del ácido láctico que hacen estas bacteriitas es maravilloso, gracias por acordarte de ellas!
Y me imagino que ya te habrás tomado tu "yogurqueteprotegedelrrigorinvernal", no?

Peter Parker dijo...

Andrea, cuando vos eras chiquita el yogur se hacía con leche de mamut (o mamú, como diría Dolina), de ahí que su sabor fuera más ácido y de textura áspera [1]

Luego la humanidad siguió evolucionando hasta que el hombre (no la mujer), inventó a las vacas, un cuadrúpero más chico, sin lanas largas ni trompa, pero con una ubre capaz de generar los más diversos productos lácteos, entre ellos el yogur cremoso, batido, bebible, natural, integral, dietético, descremado, saborizado con vainilla, firme, integral batido clásico, integral batido con dulce de leche, con fibras, con frutillas, con duraznos, con ciruelas, con colchón de frutas, con colchón de frutos del bosque, con colchón de frutos de la Patagonia, con mezcla de frutas, con cereales, con muesli, probióticos, biotransit y lowcol.

También leí en los libros de historia, de que en tu época la gente fabricaba yogur en forma casera gracias a la YOKA, pero para que los "bichos" no se murieran tenían que meterles leche todito el tiempo y en una semana tu casa se había convertido en la fábrica de Willy Wonka versión tambo.

A ver Andrea si dejás los ácidos lácticos de lado y te mandás un post sobre los ácidos gálicos, que son más nobles y sanos.

Besos arácnidos.

P.D.: Muy buena "La vuelta al mundo en 50 lugares".


[1] Recientes estudios realizados por el Dr. Yogurtu Ungué, confirmaron que la leche de los mamuses era de sabor ácida, de textura áspera y no tenía lowcol... que poco cool.

andal13 dijo...

Peter: ¡Más respeto, mocoso!
Acá no había maumses cuando yo era chica; la leche se sacaba de las gliptodontas!!!!
La YoKa era el nombre que quedó del Yo(gur) Ka(sdorf), y la gente criaba las bacterias como si fueran mascotas... Hasta que el hombre inventó el perro!

;-)

Santiago V dijo...

jaja, menos mal qu se invento el perro, bue, a mi no me gusta ningun yogur, me parecen asquerosos, pero haya ustedes, muy buena la cronica
besos

Peter Parker dijo...

Mirá de dónde venía la YoKa; ¡cómo se aprende contigo!, deberías dedicarte a la docencia.
Con la leche de las gliptodontas también se hacían quesos de cáscara dura :P

juan pascualero dijo...

El yoka que han mencionado (que se propagaba de familia en familia) no era en relidad yogur sino unas bacterias de menor prosapia llamadas kefir que por cierto en México llaman bulgaritos (¿en honor al ayudante de Pasteur?)
Muy entretenido e instructivo el post (no el yogur)

P.E.P.E. ® dijo...

justo ayer me dijo mi viejo:
"tu eres mas sano que el yogurt!".

(es tan despistado el pobre a veces)

andal13 dijo...

Santiago: a mí me gusta el yogur, pero no creo que se la salvación de nada... Igual, como mascota sigo prefiriendo el perro (como te darás cuenta!)

Peter: ¡Pues claro! Los quesos cremosos vinieron después, cuando se inventaron los mamíferos sin coraza.

Juan: el kéfir tiene otro origen geográfico y bichístico, pero se puede hacer con leche, aunque hay con agua y con té... A mí dejame con los yogures de acá, nomás... bien dulcecitos!

Pepe: ¿No te habrá querido decir que estás lleno de bacterias???????

ro dijo...

A mi el yogur...no sé...más o menos...Si no fuera por todos los chirimbolos que trae, no lo tomaría nunca. Y menos con este frío. A mi no me sacan del café con leche, mire, doña Andal...Y si es con leche entera para sostener el colesterol sin que se venga a pique mejor...
Capítulo especial merecerían las yogurteras que creo que son electrodoméstico perimido si los hay, no?
Bueno, a todo esto...Como a veces ando con Al no me animo ni a preguntar, pero no me resisto, ya que estamos hablando de alimentos, digo...alguna vez publicaste algo sobre el chocolate, pecado de la carne si los hay? sustituto del orgasmo, que le dicen? Si es así, indícame, estimada Andal, en qué archivo lo encuentro y si no...concédame esa pieza, chan, chan

ro dijo...

¿Cómo te fue ayer que tampoco pude dejar el yugo para escucharte?

andal13 dijo...

Ro: ¡Qué tendrá que ver chorizo con bicicleta! A mí me encanta el café con leche, me lo doy intravenoso mañana y tarde sin importar lo que diga el termómetro, y sin embargo a veces le prendo cartucho al yogur, pero como vos decís, con adornitos (los que tienen colchón de frutas son una delicia, y últimamente estoy tomando uno que me indicó mi nutricionista como "cagativo")
Sobre el chocolate nunca escribí nada, salvo sobre los huevos de Pascua; me da cosita confesar públicamente mis más bajas pasiones!
Ayer me fue mucho mejor, gracias; estaba más suelta, me animé a meterme más con todo el programa.
Veremos qué tal el viernes que viene.

Camarandante dijo...

Qué bueno!
Cuando era chico el yogur, es verdad, venía en unos frascos de vidrio (la martona o la vascongada?)

depues se fueron puliendo como bien dices...
Lo malo es que, despues del dosmiluno, (así definimos aquí al momento histórico en que todo se fue al carajo), decí, después de ese año DESAPARECIERON TODAS LAS EXQUICITAS VARIEDADEs DE YOGURES!! ... solo nos quedó el sachet, o sayyyet bebible... y algún que otro tarrito con cerales o frutas.
es como el vasco, que le hechó agua a la leche..

che: antes no se decía yogurT?

besos

Martín dijo...

Jajaj... luego de tomarme un Actimel (ando con las defensas medio bajas), me dispongo a contestar...

El yogur es de esas cosas que me preocupan, porque parecen ser buenas para todo. cuando algo es bueno para todo, uno se queda con la duda si es bueno para algo.

Yo tuve un par de etapas en la vida, en las que se me dio por tomar yogur diariamente. Lamentablemente, no puedo recordar si era o no más feliz.

Supongo que cuando el yogur venía con Zucaritas, probablemente lo fuera, pero claro, con zucaritas, todo es más feliz.

Me fui, en qué estaba? Ah, sí, el yogur... mi madre dice que las yokas son asquerosas.

En fin, otro gran aporte a la cultura. Nos leemos.

andal13 dijo...

Camarandante: mirá, no te quejes tanto que en cualquier momento te agarra Pancho Ibáñez para sumarte al desafío Actimel, o el pelado de Yogurísimo Cremix, o Maju Lozano y el yogur Ser!
Es cierto que llevaba t al final en el original (es una palabra de origen turco).

Martín: si no recordás si fuiste más feliz cuando tomabas yogur todos los días, seguramente no lo fueras, a menos que el yogur traiga felicidad y amnesia!!!

Camarandante dijo...

mmmm. lo de maju lozano, no lo descartarìa, jajaja!

Besos

andal13 dijo...

Camarandante: ¡Jijiji! ¿Aunque no lleve yogur?

Santi el de Los Divagues dijo...

Qué la parió a la yoca. Pero si me acuerdo propiamente como si la estuviera viendo a la botella aquella panzona con los bichitos en la mesada de la cocina en mi casa natal. Ahí ya decían que aquel asquete era sanísimo. Yo creía que eran como gusanitos. No te voy a decir que no me gustara pero tampoco me despertaba pasiones. En mi casa era un ritual, preparar aquello.
Me tienen un poco desorientado con eso de que aquellos bichos no eran estos bichos de ahora. Lo qu'es la inorancia de la persona.
Era ácida como la gran puta, pero con mucha azúcar, marchaba. Cremosita, espesita la yoka, mucho más espesa que los yogurcitos de ahora.Tenía partes como más densas, que yo creía que eran los gusanos.
Una delicia este ácido posteo.

Un beso.
Actualizó el Tata.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

es que ahora tambien es para la salú', pasa que lo dibujan, es para crecer, SANO Y FUERTE, o para combatir el colesterol, o para mejorar el tránsito lento. Esta todo inventado, eso sí, como bien decís, tenes para tooooodos los gustos, y es muy rico.

besos, te sigo!

chiruste dijo...

permiso ...
Claldy sigue viniendo en vidrio es espesito y tiene el gusto de antes!

eso si la yoka me daba asquito de pequeña, esos bichos asquerosotes en un colador con un pañito blanco y dos por tres a los cretinos se les daba por ponerse ácidos!


pensar que antes nadie tenia pereza intestinal... bien trabajadores que éramos! y ahora todas con el santo lactobasillus gram + matinalis

andal13 dijo...

Santiago: por lo que yo tengo entendido, el kéfir se hace con una levadura, en tanto que el yogur se hace con bacterias. Probablemente eso que se estilaba hacer en las casas (por suerte en mi familia no se hacían esas cosas!) con un bol envuelto en frazadas, fuera kéfir, de ahí los grumitos del hongo.
Vos tomate la crema ácida y grumosa, y a mí dejame con las dulzuritas actuales... que para ácida basto yo!


Carolain: sí, hay yogures para todo, hasta para agilizar el tránsito lento en las avenidas en horas pico! (¿Por qué la intendencia no se aviva?)
No me sigas muy de cerca, por si freno de golpe!
;-)

Chiruste: sí, en la película "Gigante" se lucen pila los frascos de Claldy!
Y tenés razón, ya los intestinos no vienen como los de antes...

Nico Bari dijo...

En esta sociedad tan evolucionada, comprar yogur es más dificil que resolver un crucigrama sin las referencias...

Donde quedaron los clásicos de frutilla y durazno??? Para que quiero yogur con hierro y vitamina A,B,C,Z...???

Saludos!

FLACA dijo...

En mi época, eso llenito de bacterias se llamaba yoca. Y yo iba a tomarla todas las mañanas a la casa de la vecina, que me la preparaba para mí. Me producía fascinación mirar los "bichitos", como le decía Tití Nenucha a lo que sacaba de la leche, lavaba y guardaba para hacer yoca nuevamente para el otro día.

¿Te parece que estoy muy mayor?

andal13 dijo...

Nico: ah, es que si no tenés por lo menos un título de posgrado no podés comprar ni un litro de leche...! ¿No viste que hay como 18 opciones distintas?

Flaca: había leído acerca de tu relación con la yoka en el blog del Tata; no me parece que sea una cuestión de "mayoridad", dado que hasta hace poco había yogurteras eléctricas ¿? Oh my dog!

Nico Bari dijo...

Si, parece que lo hicieran en joda...

El que registre la etiqueta de leche que diga "LECHE COMÚN" se va a llenar de guita...

Saludos!

mArXelLa dijo...

Nooooo la conexiòn fallo y ahora va de nuevo el comentario. Claro q sin tanta cosa q decia. Bueno, recorde que mi abuela preparaba yogur en su casa..de ese sin sabor q obligan a los chicos a tomar de ves en cuando...ahora soy fanàtica del yogur, desde el q ayuda al tànsito intestinal lento o el de vegetales para las arrugas jaja!
Un beso con lactobacilos para ti!

andal13 dijo...

Nico: pah, no sé si sería tan buena idea... ¿la gente sabrá lo que es la "leche común"?

;-)

Marxella: ¿Qué es eso de yogur con vegetales para las arrugas??? ¿Yogur con brócoli???

Bea dijo...

Yo tuve una yogurtera eléctrica, hace muchos años.
Pero cuando los señores de lo ajeno, se llevaron hasta los repasadores en uso, marchó.
También supe preparar los "bichitos" en una botella de leche antigua, que envolvía con una media de lana, hasta la mañana siguiente.
¿Sería por eso que era tan fea?

andal13 dijo...

Bea: ah, lo que habrán disfrutado los chorros de esa yogurtera...!

Perdón... ¿La media de lana se lavaba o se utilizaba ya cansadita?

¡Jijiji!

VUELVO AL SUR.. dijo...

Tienes Razón, ahora es una maravilla. Aquí en México, incluso vendían Yogur solamente hecho en casa. Alguien se dedicaba a eso y lo hacían, pero la imaginación de mezclarlo con frutas u otras cosas tardó muchos años en echarse a andar. Aquí también había quienes conseguían lo que llamamos BACILOS BULGAROS. Te daba alguien unos cuantos, que apenas cabían en una cucharita. Los mezclabas con leche y al día siguiente había yogur un poco aguado pero rico. Lo mezclábamos con azúcar y listo. Después de una semana los pobres bacilos se habían reproducido exponencialmente y ya no cabían si no en un recipiente enorme. Después se hacían amarillos por que todo el mundo estábamos hartos, hasta que se morían o no se que hacían con ellos.
Buena entrada.
Saludos

SUSANA dijo...

Pero qué bien Andre!
Y encima das testimonio del yogur en botellita de vidrio en primera persona! (valiente!!!!)

Esperaba que te pronunciaras respecto del Actimel (¿O lo estás guardando para una entrega especial?) Porque la verdad, no tengo idea dónde se encuadra este otro mágico elixir lácteo.

Sí me gusta Pancho (locutor del comercial de Actimel)

Yo sigo con el puajjj hacia los yogures! Noooo me gustaaaaannnn!!!!
He dicho!

Besotessssssssssss

andal13 dijo...

Vuelvo...: ah, sí, esos pobres bacilos búlgaros son los mismos que se siguen usando hasta el día de hoy... bah, sus descendientes. Claro que los actuales tinen pretensiones, por eso hay que "producirlos" con frutas, cereales y demás (afortunadamente para sus consumidores!)

Susana: sí, sí, lo menciono de refilón, con eso de que mejora el sistema inmunológico, que me imagino que es tan cierto como que hay otro que baja el colesterol, pero bué...

Santi el de Los Divagues dijo...

No puede ser. No puede seer.
Me levanto a las 6:30 y esta mina todavía no actualizó.
Ni así puedo ser el primero...
Me viá dormir otra vez.

andal13 dijo...

Santi: tomate el yogur tranquilizante. Se actualiza solito el blog, a las 8 en punto.

laswalkirias dijo...

Hola! llegue aca buscando recetas para realizar con yogur ( Asi lo acepta la real academia española sin la T); como les decía les comento que tengo de esos famosos bichitos, así que todos los días "elaboro" mi propio yogur. Cuelo la leche, agrego el producto en una licuadora, azúcar, la fruta que tenga en el momento y listo! queda pronto...aveces lo tomo con cereales. Son muy fáciles de mantener, no hay que dejarlos sin leche, son como una mascota realmente porque si me voy de vacaciones tengo que llevarlos!! alguien tiene que encargarse de ellos o se pueden morir!
Se reproducen con facilidad...