viernes, 8 de febrero de 2013

Las cuarenta del mazo


Hace varios años, en La venganza será terrible, Alejandro Dolina planteó el tema de los coleccionistas. En esa ocasión contó el caso de un caballero que empezó a coleccionar cartas, con el objetivo de lograr un mazo. Lo interesante de esto es que cada carta de la baraja debía ser encontrada; no valía comprarlas ni conseguirlas por otro método. Según parece, este hombre terminó su vida viviendo en la miseria y completamente loco, buscando la última carta -¿Un dos de diamantes, acaso?- que nunca encontró.
Recuerdo claramente que esa historia me impresionó muchísimo. Estaba -estoy- segura de que yo podría terminar como ese pobre tipo, obsesionada con esa última carta del mazo; por eso, cada vez que veo una carta tirada en la calle, en seguida la asocio con esa historia, y me da un cierto escalofrío. 

Hace poco conocí a una muchacha que tiene esa afición: colecciona cartas encontradas en la calle, y tiene un montón. Anoche, íbamos juntas caminando por Francisco Simón, hasta que en un punto yo crucé la calle porque iba para otro lado. Inmediatamente escuché que me llamaba; me di vuelta a ver qué quería, y la vi con una sonrisa de oreja a oreja y mostrándome una carta que acababa de encontrar tirada en la vereda. 

Hace un rato fui, como cada mediodía después de almorzar, a tirar la basura. Al acercarme a "mi" contenedor, vi que había una bicicleta con un carrito de recolector, y que del interior del contenedor salían ruidos. Me parece horrible levantar la tapa y tirar la bolsa cuando adentro hay una persona, así que me fui hacia otro contenedor. 
Y fue allí que lo vi. Bajo el sol del mediodía, por la calle Islas Canarias, un rectángulo de cartón amarillo con una publicidad de margarina. Supongo que fue el hallazgo de la carta por parte de mi amiga la coleccionista ocurrido pocas horas antes que me llevó a pensar que eso podía ser una carta. Me agaché, lo di vuelta, y allí estaba, muerto de risa, un 7 de espadas.  






Para Inés Nogueiras


14 comentarios:

Fd. dijo...

Ahora conocemos tus dedos. Se acabó el misterio.

andal13 dijo...

Fd.:

Y lo peor es que son mis dedos de vacaciones, con las uñas sin esmaltar...

Mi vida es un valle de lágrimas.

Detaquito dijo...

Yo ya conozco el as de picas....

andal13 dijo...

Detaquito:
¡Cuídese de los cuatro de copas!

Federico Medina dijo...

brujería! O aleluya.
No, eso es brujería sí.

andal13 dijo...

Federico:
¿Usté dice que la Inés está ojeada?

Fernando Terreno dijo...

Qué linda la historia y cómo quedó en el cuento.
¿Estás volviendo... o es que nunca te fuiste, como Troilo?
Un abrazo.

andal13 dijo...

Fernando:
Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.
En realidad, esta historia la escribí para el CaraLibro, pero después se me ocurrió que podía compartirla acá también, para los que no tienen CaraLibro (como yo misma hasta hace unas semanitas).

Molly dijo...

Jajaja, que buena historia.
Por las dudas antes de enloquecer twiteá o escribí sobre que carta te falta, y como servicio a la comunidad nos haremos los boludos y te dejaremos por ahí ESA que estés buscando. Somos legión. Tenemos cartas.

andal13 dijo...

Molly:
Ah, es Inés la que colecciona cartas. Después te paso por interno su dirección para que le tires cartas como al disimulo.

Germán dijo...

Muy linda historia, hace unos cuantos años se la escuché también a Dolina, y a propósito, en una de las veces que fui a Montevideo encontré una reina, creo que era de corazones o diamantes, justito en la parte más cercana a la calle de un bar que si no me fallan los números se llama Fun Fun. Un beso payasa!

andal13 dijo...

Germán:
¡Cuidado! En las inmediaciones del Fun Fun suelen encontrarse sotas de bastos.
;-)

¡Besos desde la otra orilla!

Zapateá Lechuza! dijo...

ohhh, me pasa lo mismo, hace mucho tiempo que no escucho a Dolina pero ese relato me quedo tan grabado que hoy encontré varias cartas en la puerta de mi casa y me di a la tarea de encontrarlo en youtube pero no tuve suerte. Ahora la obsesión es mía, y no necesito un mazo entero de historias, solo volver a escuchar esa. Si alguien supiera donde estaría tan agradecida... María Victoria

andal13 dijo...

Zapateá Lechuza

Buscá en "Venganzas del Pasado", o en el FB de La Venganza; capaz que allí encontrás esa historia.