viernes, 16 de julio de 2010

Por las sendas del Tafí



Los invito a seguir recorriendo el Norte Argentino.

Para empezar, un poco de música: la tradición y la modernidad le cantan a Tafí del Valle.





La segunda jornada del viaje comenzó temprano por la mañana: tras un opíparo desayuno en el hotel Tucumán Center (que incluyó más medialunas de esas deliciosísimas), dejamos la ciudad de San Miguel de Tucumán atravesando kilómetros y más kilómetros de campos plantados con caña de azúcar, y rumbeamos hacia la Quebrada de los Sosa. Esta quebrada, que forma parte de la Reserva Natural Provincial Los Sosa, está atravesada por el río Los Sosa (sospecho que estos Sosa eran los dueños del terrenito), que como ocurre cada invierno, está seco, por lo que se puede ver su lecho de piedras. La falta de agua estacional no impide en lo más mínimo el desarrollo de una tupida selva, que bordea al río y a la ruta paralela. No, no estoy alucinando bajo los efectos del vino de la noche anterior, y mucho menos por causa de la cuantiosa ingesta de empanadas: hay selva en Tucumán. Estas regiones selváticas de altura reciben el nombre de yungas, que en quechua significa "valle cálido", no sé para qué lo aclaro si ya todos lo sabemos.

La ruta 307 serpentea por las yungas

Adivinanza: ¿Cuál es la ruta y cuál es el río?

Avanzada la ruta, y a poco más de 1.000 msnm (o sea ¡el doble de la altura máxima que hay en nuestro país, qué vértigo!) se encuentra el "Monumento al indio". En realidad se trata de una escultura de Enrique Prat Gay llamada "El chasqui", pero al igual que ocurre aquí en Uruguay, en Tucumán las cosas se llaman de una manera pero la gente les dice de otra. Por supuesto que en Tucumán no hay indios, salvo los que llegan por Air India.

El chasqui, recibiendo los primeros rayos de sol de la mañana

Siguiendo ruta adelante - y arriba, porque la 307 va ascendiendo sin prisa pero sin pausa- percibimos cómo el paisaje iba cambiando lentamente... nos íbamos acercando al "pueblo de la espléndida entrada", es decir, Taktikllakta, o como lo llamaron los conquistadores tras varios infructuosos intentos por pronunciarlo, "Tafí". Tafí del Valle, tal su nombre actual, es un encantador pueblito situado en el corazón de los Valles Calchaquíes a 2.000 msnm, rodeado por montañas. Sólo paramos un par de horas como para almorzar (¿Adivinen qué nos sirvieron como entrada? ¡Sí... Empanadas!) y para dar una vuelta por las callecitas empinadas, pero allí fue que por primera vez me vino aquello de "A este lugar vuelvo en cuanto pueda". Dicen los lugareños que Tafí del Valle es atractivo todo el año: suele nevar en invierno -aunque ese mediodía hacía un sol precioso- y en verano, se transforma en un balneario. No, no, insistan con que me atacó el mal de altura: resulta que en las inmediaciones se encuentra el Dique La Angostura, un enorme lago artificial ideal para la pesca y para los deportes acuáticos. Claro, como lo vimos en junio, el lago era un charquito... pero quién te ve pescando pejerreyes en enero!

Panorama desde el puente

El río Tafí, todavía con espumita

Para los escépticos: un pescador del Tafí

Los tentadores puestos de los artesanos (compré unas deliciosas nueces cubiertas con chocolate que me vendió una señora tan pero tan amable que creo que volvería sólo para charlar con ella otro rato)

De vuelta en el camino, seguimos subiendo... y la vegetación cada vez se iba haciendo más rala...

Pocos km atrás, hay selva...

Y subiendo, subiendo, llegamos al Abra del Infiernillo, el punto más alto de esa ruta, situado a 3.042 msnm, parada obligada para contemplar el paisaje y entablar relaciones amistosas con los lugareños.

Lo dicho: lo mío con Coco fue amor a primera vista

 Coco con su cuidador; el niño y su llama ponen una chanchita para que colaboremos quienes nos queremos fotografiar con ellos
Otro ejemplar de fauna, pero en este caso, introducida
Hablando de fauna... Un extraño ejemplar de llama.
¿Una mutación genética, tal vez?

Seguimos viaje por las sendas del Tafí... dejamos atrás el Infiernillo, y comenzamos el descenso rumbo a la provincia de Salta. El paisaje montañoso y árido, bajo un cielo azul intenso, nos sorprendía en cada vuelta con las formas fantásticas de las rocas, y el efecto aterciopelado de los montes. Cada tanto, y en esos parajes aparentemente inhóspitos, divisábamos algún rebaño de cabras, y alguna casita.

¡Ups! Me quedó torcidaza la foto...

Y de repente, en una de esas vueltas del camino, apareció...

...el primer cardón!

Los cardones son unas cactáceas majestuosas, de esas que parecen salidas de los westerns. Se trata de ejemplares de Trichocereus pasacana, como todos veníamos sospechando, que presentan un crecimiento anual de 1 ó 2 cm, por lo que los ejemplares que miden varios metros de altura están allí desde hace un tiempito respetable. A ese primer cardón le siguió otro, y otro, y otro más... bueno, que los cardones llegarían a ser casi tan frecuentes como las empanadas. Y en toda la región del Norte Argentino, se utilizan tanto para un barrido como para un fregado, como veremos más adelante.
Dejamos atrás Amaicha del Valle y las Ruinas de Quilmes (no, no se trata de la cervecería, sino de un yacimiento arqueológico prehispánico muy importante, que dejé en el debe, otra razón más para volver); dejamos la ruta provincial 307 y tomamos por la nacional 40. Ya avanzada la tarde, el árido paisaje sufrió otro cambio: un valle fértil nos dio la bienvenida a la provincia de Salta. La sucesión de viñedos nos indicó la proximidad con Cafayate, pero esa será otra historia.
 
Viñedos, viñedos... no sólo de cardones se vive en los Valles Calchaquíes

Próxima entrega: De vasijas y vinos

18 comentarios:

Camarandante dijo...

Mire que es lindo mi país paisano!

Vi las fotos, qué copadas, mas tarde te leo. Lindo viaje che!

Te mando un abrazo BALÓNDEORO!

Detaquito dijo...

yo se, yo se!!!!

La ruta es la nacional 66 y el río es el Pelotillehue.

Ah, ¿como que perdi?
Pucha, estaba tan seguro...

Pd.: Apuesto que casi pones callecitas empanadas, en vez de empinadas :P

yonky dijo...

Usted siga haciendo camino al andar que nosotros perseguimos sus huellas.

Tamo!!

Marple dijo...

Andrea: acá ya hay otro lector que sigue atentamente tu viaje.
Si vamos, te avisaremos para que reclames una comisión a la agencia de viajes.
abrazos

FLACA dijo...

¡¡¡ Qué imponente!!!

El Santi dijo...

Pero qué guacha qué guacha que guacha....
Me asusté, cuando vi al Coco pensé que era un perro enorme y que te lo habías traído.
Che, no hacen ninguna bebida con esos cactus?
Qué viaje lindo...
Tan muy caros los vinos?

Fernando Terreno dijo...

Te imaginás como estarán hoy la chancha, el Coco y su cuidador con la flor de nevada que cayó en Tucumán ayer.
El infiernillo se convierte en una especie de Polo Sur. Hasta el alambrado se congela.
Una pregunta: pegado a Tafí, hay una localidad llamada El Mollar (lugar de molles, árbol conocido por estos lados como aguaribay o terebinto) que tiene unos monumentos de piedra, especie de pequeños menhires, con formas curiosas...
¿No los viste o es que la censura ha llegado a este blog?
Muy linda tu crónica, esto de viajar calentito y gratis es maravilloso.
Un abrazo

Germán dijo...

Muy bueno esto, cómo me gustaría ir a ese país!
En la fauna introducida hay algún juego de palabras reservado para iniciados? En la foto posterior se observa una evolución de la especie?
Qué lindo viaje te mandaste, da envidia de la mala (la única que existe). Besos

Alvaro Fagalde dijo...

Yo -que de Argentina sólo conozco Bs. As.- siempre había sospechado q me he perdido varias ciudades + lindas. Lo mismo puedo decir de Perú y Lima (no sabía, p. ej. que habian llamas en Argentina).

Me imagino que saldrá una entrada detallando los distintos tipos de empanadas y vinos. No todo son paisajes en la vida.

andal13 dijo...

Camarandante:
¿Lindo? ¡Es hermoso! Me encanta, y cada vez le descubro nuevas maravillas...
Gracias, gracias, fue todo trabajo de equipo, sin mis compañeros, sin el cuerpo técnico y sin la hinchada, no hubiera podido lograrlo!

Detaquito:
¡Jajaja! No creas que le erraste por tanto, sólo que el río Pelotillehue desemboca del otro lado de las montañas.
¿Cómo? ¿Puse "callecitas empinadas"? Fe de erratas: debió decir "empanadas"; gracias por avisarme!

Yonky:
Que no te pase como decía Don Atahualpa, y te aburrras!

Marple:
¡Bienvenido el nuevo lector! Anímense, que vale la alegría.
Y la gente de la agencia es impagable, de verdad; se merecen que una los promocionen (yo llegué a ellos por recomendación de la hermana de una amiga, no los conocía).

Flaca:
Vos lo has dicho, el paisaje y la gente se te imponen, y te van ganando el corazón.

Santi:
Nooo... el Coco es un "llamo", y ni loca lo sacaría de su hábitat... más bien yo me iría al suyo...
Mirá, con el cardón hacen de todo (eso lo contaré más adelante), pero que yo sepa, no se lo toman...
Los vinos están de lo más pagable; no lo diré jamás públicamente, así que quede entre nosotros cien, pero tomé vino en casi todas las comidas, porque en los restaurantes tienen precios más que razonables (incluso, el "vino de la casa" era de marcas conocidas). Y a cuál más rico que el anterior...

Fernando:
¡Vi anoche nevar frente a la Casa Histórica... increíble!
Al Mollar lo vi de lejos, nomás, del otro lado de Tafí; tendré en cuenta tus menhires en una próxima visita.
Para compensarte, saqué decenas de fotos de los cardones, jijiji!

Germán:
¿Seré mal pensada o ante la mención de los términos "empanadas" y "vino" se ha aparecido gente que hace tiempazo no asomaba la ñata por estos pagos?
Ese país es una maravilla, y se llama Argentina... ¡Pero qué vas a saber vos de eso!
¡Jijiji!
Y no te hagás el vivo con la fauna, gurí, que te doy un mamporro y te saco todas las bobadas de una!

Alvaro:
Buenos Aires es una ciudad espectacular, pero no hay que perderse todo lo que Argentina tiene para ofrecer...
Y el catálogo de empanadas daría como para varias entregas del blog!

Peter Parker dijo...

Preciosas fotos como siempre Andrea. Me alegro pila de que hayas podido hacer tremendo viaje y descansar de la fauna liceal con sus cocos.

Y me despido con la sana envidia de no haber podido probar empanadas, vino y nueces con chocolate ;)

P.D.: ¿Los desayunos ovíparos incluyen huevos?

andal13 dijo...

Peter:
Nueces ya no quedan, vino todavía sí, las empanadas me las traje puestas...

¿Te vas a presentar al show del chitste? ¡Jijiji!

ro dijo...

Hola!!!!! Qué lindo paseo. Y qué lindo, joven y feliz está el ejemplar introducido!!!! Anduve también mirando tus dibujos en el otro blog: petacular!!
Te mando un besote

FLACA dijo...

A veces uno se olvida y se cree que Argentina es Buenos Aires. Estaba pensando eso cuando leí el comentario de Fernando, y digo lo mismo:"¡cómo me gustaría ir a ese país!"

juan pascualero dijo...

Muy lindas las fotos. Me uno al club de la sana envidia. Con respecto a la fauna "introducida", la dejaste picando en el área chica pero si Santi no dijo nada, yo tampoco. Un abrazo.

andal13 dijo...

Ro:
Hmmm... otra más que aparece siguiendo las sendas de la empanada!!!
Pues sí, no sé si más joven o más linda, pero seguramente más feliz anduve por las sendas del Tafí...

Flaca:
Yo adoro a la Argentina, y tengo más que claro que no es sólo Buenos Aires, como tengo claro que 40 millones de argentinos no son ni Tinellli, ni Susana Giménez...

Juan:
Envidie nomás con confianza, amigo!
¿Viste qué discretos son los comentaristas? El que se animó a mostrar la hilacha un poco fue Germán, pero es de gurí irreverente, nomás....

Edgardo dijo...

Pero que gran corresponsal resultaste mi amiga, estás para trabajar en Travel Channel o Discovery Channel sin siquiera ponerte colorada, es más, ser un gran exponente dentro de la grilla. Deberían contratarte de la Secretaría de Turismo de Salta, Tucumán, Jujuy, o de la Nación Argentina. Del Uruguay no, porque ya sabemos los comentarios de Montevideo que haces (ja, ja, ja, ja).

La verdad me gusta mucho lo que estas haciendo con tu viaje, lo mucho que haces por mostrar una región bellísima, de personas aún más bellas.

Gracias por tanta generosidad.

Sigo atrapado con las entregas.

Te mando un beso grande amiga.

HologramaBlanco

andal13 dijo...

Edgardo:
Pues así como lo oies, ia estoy ensaiando el casteiano neutro, por si me iaman de esos canales para algún proiecto de viajes.

Gracias por tu apoyo y por el aliento que siempre me das.