sábado, 13 de junio de 2009

Guía práctica para conocer Uruguay – Episodio XXII- La gastronomía, cuarta parte

Las tortas fritas



En una ocasión me encontraba en compañía de mi señora madre viendo un programa del chef venezolano Sumito Estévez en el Canal Gourmet, en el que hizo referencia a un cierto plato típico de la cocina de su país. En un determinado momento dijo algo así como que si en un lugar desconocido él percibía el aroma de ese plato, sabía que se encontraba en Venezuela. Fue entonces que mamá planteó si en Uruguay tendríamos un olor que identificara nuestra gastronomía, y sin dudarlo un instante, ambas dijimos "el olor a tortas fritas cuando llueve".
Si bien la lluvia no es condición necesaria para hacer tortas fritas -y mucho menos, para comerlas- me atrevería a afirmar que en muchos hogares uruguayos, a poco de empezar a llover, la atmósfera se impregna del olor de la grasa caliente.
Ahora bien: ¿Qué es una torta frita? Según el Diccionario de la Real Academia, la primera acepción del término torta es “
Masa de harina, con otros ingredientes, de forma redonda, que se cuece a fuego lento.” Hasta ahí, vamos bien. Más adelante aclara: “torta frita.1. f. Arg. y Ur. Plancha de masa frita en grasa, de forma redondeada o cuadrangular, que se hace con harina, grasa, sal y agua.” Y ahí vienen los problemas.
Uruguay y Argentina son dos países hermanados por la geografía, la historia y la cultura, pero si hay algo que separa a ambos pueblos no es el fútbol ni la eterna pelea por la nacionalidad de Gardel y el origen de La Cumparsita, sino la humildísima torta frita.
Mi primera experiencia con la torta frita argentina fue en Quintupurai, provincia del Neuquén. El paraje es célebre por sus tortas fritas, y dado que aquella mañana estaba fría y un poco lluviosa, las ingesta de tan preciado manjar se imponía. ¡Grande fue mi sorpresa ante las tortititas que me vendieron! Resulta que las tortas fritas eran así de chiquitas y triangulares, en nada parecidas a las de mi tierra natal.
La segunda ocasión fue años más tarde, en la provincia de Santa Cruz. Yo andaba de cabalgata –soy tan buena jinete como cronista, así que saquen cuentas y apiádense del pobre equino- con un baqueano tucumano, que vaya una a saber cómo había ido a dar tan lejos de sus pagos. Al volver de la cabalgata, convidó a la concurrencia con tortas fritas, de las chiquitas… Ahí le comenté que en Uruguay las tortas fritas eran bien distintas, que se hacían grandotas. Él me respondió que las conocía, porque en una época había vivido en Buenos Aires, y tenía una vecina uruguaya que lo había convidado una vez con tortas fritas, y que cuando las vio, él le dijo que con una de ésas, un poco de tomate y queso se hacía una pizza… Obviamente, el hombre ignoraba que la pizza uruguaya es cuadrada, y no redonda, pero como dijo alguien una vez, “eso es harina de otro costado” (sic).
La torta frita uruguaya se hace con harina, un poco de sal, grasa, y agua tibia. Sólo los herejes les ponen polvo de hornear, lo que constituye un doble pecado, porque las tortas fritas no lo llevan y además, no se hornean. Se forma la masa, que luego se divide en porciones con las que se forman pequeñas esferas; cada una de estas esferas se estira con el palo de amasar hasta darle forma circular y del tamaño de un plato llano; se le realiza a cada torta un orificio central, y se las fríe en abundante grasa bien caliente.
Los más golosos las espolvorean con azúcar o la untan con dulce de leche o con mermelada, si bien es cierto que una no se imagina a Ansina o a Martín Aquino untando su torta frita con dulce… Solas son deliciosas, e ideales para aumentar el nivel de triglicéridos y de LDL hasta niveles insospechados.
Ahora bien, no sólo es un manjar de elaboración casera: también se pueden comprar en puestos callejeros, sea en las veredas urbanas, en balnearios o en parajes rurales, y por supuesto, en toda festividad popular, como una jineteada, una peregrinación o un partido de fútbol (se dice que las de la cancha de Bella Vista son las mejores del mundo, pero no puedo dar fe de ello). Hace unos años atrás, en época de crisis económica (¿tuvimos épocas en las que no hubo crisis?), las veredas de la Avenida 18 de Julio se habían llenado de vendedores ambulantes de tortas fritas, lo que le daba a la principal avenida de Montevideo un aire de capital de África subsahariana que ni te cuento.
Y como si fuera cosa ‘e Mandinga, mientras escribía parte de esta columna, en la radio pasaron la canción “Llueve” en versión de Bufón, en la que se hace mención a las tortas fritas. Aquí les dejo la versión original de “Los Terapeutas”.

Y con esto culmina el vigésimo segundo capítulo de esta novela por entregas titulada “Nunca quise conocer Uruguay pero después de leer (y escuchar) esto, se me fueron las ganas”.




38 comentarios:

Fernando Terreno dijo...

Andrea, acá sí te doy la razón, me saco el sombrero y me rindo sin condiciones: NO HAY COMO LAS TORTAS FRITAS URUGUAYAS.
Y de todo el Uruguay, entre las mejores que he comido, y seguiré comiendo, están las de un "carrito" cerca de la Fanapel de Juan Lacaze, frente al edificio de la Prefectura.
Vivo en el barrio de la Chacarita, donde está la "famosa" churrería de Olleros, donde se consiguen, pero no hay caso; no es lo mismo.
De modo que acá estoy, con la bombilla tomada por el filtro, dispuesto a entregar las armas y rendirme incondicionalmente.
Un abrazo.
Fernando

Entre tanto aparato que hay en el canal gourmet, ¡grande ese Sumito Estévez! ¿sabías que tiene un lindo blog?

Santiago dijo...

Andrea, has salvado el honor nacional con este posteo. Hace tanto que no le ganamos a nadie ni a la bolita que esto de las tortas fritas es una maravilla. Que vecinos como Fernando lo reconozcan, ellos, que tienen los mejores vinos y la mejor carne y mejor fútbol y el mejor tango, me deja un dulce sabor en la boca. Un sabor más bien grasiento. Aunque te diré que Uruguay está lleno de herejes que usan polvo de hornear y hacen tortafritas triangulares.
En lo personal he visto tortafritas de 40 cm de diámetro y bien finitas, de esas que quedan crujientes, pero también las he visto de 10 cm, un poco gruesas de más. Mi problema con las tortafritas es cuando se enfrían y quedan, o bien como una goma o bien como una piedra. ¿sabés que hay quien las fríe con aceite? El mundo está perdido...

Martín dijo...

Admito que tengo mis reservas con respecto a las tortas fritas. Sí, me gustan, pero no me guuuustan.

Las que como, las prefiero versión rectangular, y con azúcar, thankyouverymuch.

Igual, son un elemento fundamental de la identidad nacional, sin duda, aunque, aún comiendo un par de tortas fritas, cuando las hace mi madre, no llego a eso de "mate con tortas fritas", porque lo del mate no me va.

Las tortas fritas que se adquieren en puestos callejeros, me ponen nervioso, y prefiero no poner en juego mi hígado, que bastante mal lo trato, pobrecito.

Como siempre, interesante y divertida.

Nos leemos.

Ro dijo...

Bueno, carinio mío, acá está la kolestón, que viene a comentar el gujero de la torta frita...Es que pa mi sin el gujero no es torta, así que eso del sóceles triangulado o retanculado no me sirve porque no hay gusto sin forma. Pero eso sí sho que me las hagan porque no puedo oler la grasa que me enrevuelve el tómago y me lo pone repunado...
Como siempre me divierto leyendo acá y me preguntaba si podrás hacer mi un delíveri de torta frita pa hoy.

Ro dijo...

Vo, nena...Volví! Sacale punta al lapiz jijiji

Bea dijo...

Bien por reinvidicar algo muy nuestro.
Ese olor es el que nos identifica.
Te cuento que como las tortas fritas que hacía mi Padre, con agujero incluído y sin palote para estirarlas, jamás pobré algo tan delicioso.
Cuando le preguntábamos la receta, nos respondía: "yo que sé...".
La cosa es él se nos fue y nos quedamos sin nunca más probar esas delicias.
Bárbaro el Homenaje a la TORTAFRITA, que no ni no!!!!

Camarandante dijo...

Yo no paro de reirme con tus crónicas, pero eso "es harina de otro costado" jajajaja!

Aquí en buenos aires las tortas fritas son redondas y tienen unos 7 u 8 cm de diametro. Y SIEMPRE que llueve y estás al pedo, salta uno que dice "ta para mate con torta frita" pero nunca nadie las cocina. Es mas, no conozco a NADIE que cocine trotas fritas y, creo, una sola vez las comí en córdoba, (en el nido) hace como 20 años... estaban deliciosas, hechas por doña guillermina, la cocinera, gentes de otro tiempo, muy de tierra adentro.

Besos, andrea!

andal13 dijo...

Fernando: ¡Firme ante el enemigo! Y firmaste la rendición, nomás (pa' mí que Les Luthiers son de Tacuarembó).
Habrá que ir a Juan Lacaze, che.

Santiago: es que después del 4 a 0 del otro día, tenía que salvar la honra oriental de algún modo... LAS TORTAS FRITAS URUGUAYAS SON MEJORES QUE LAS ARGENTINAS, Y LAS TORTAS FRITAS BRASILERAS NO EXISTEN! ¡Calentito quedaste, Lula!
Había oído lo de la herejía del aceite, pero quería creer que era una leyenda urbana... Mirá que el animal humano cuando sale malo, es de lo peor, eh!

Martín: reivindico la torta frita, pero el mate, ni ahí... ¡Puaj! Tortas fritas con café con leche, o con chocolate.
Las prefiero con mermelada de naranjas o de ciruelas.
Las tortas fritas "de vereda" tienen su riesgo, claro, porque seguramente utilizan la misma grasa desde la Guerra Grande.

Ro: Andá, Cóleston, si pa' la cocina tené la misma manualidá quel Seba Viera nel arco de la seleción! Que me vení con que se te revolve el tómago... ¡A otro perro con ese güeso, muñaña!

Bea: Ah, sí, los mejores tortafriteros trabajan "de ojito", y no te dicen el truquito...
Mi mamá las hacía deliciosa, pero desde que le declaró la guerra a las grasas trans, no hace tortas fritas ni durante el diluvio universal!

Camarandante: las tortas fritas nuestras tienen, como mínimo, 20 cm de diámetro (si no, con todo respeto, son "engañabobos"). Tenés que animarte un día a cruzar el charco y probarlas!

FLACA dijo...

¡Como para tortas fritas estoy yo!... Pero a mí me gustan redondas, no muy grandes, con el agujerito en el medio y espolvoreadas con azúcar. Eso sí, como las del Mariolo no hay.
¡¡¡Aguanten las tortafritas!!!

andal13 dijo...

Flaca: ah, bueno, que vos no estés para tortas fritas no quita que nos invites a una degustación en "La Flacurita"!!! Nosotros degustamos las tortas fritas, mientras vos tomás tu yogurcito descremado!

Santiago dijo...

Andrea:
Decile a tu vieja que las tortafritas fritas en grasa de vaca NO tienen grasas trans. Eso es si se frien en aceite. Solamente tienen ácidos grasos saturados.

La impuntual... dijo...

Sabés que hasta sospecho que soy una uruguaya trucha?
Soy medio parecida con Martín respecto al tema del mate y las tortas fritas (muy difícilmente me vean tomando mate o degustando tortas fritas), con el agravante que además no soy amante del asado!!! Prefiro mil veces el pescado!!!La verdad que como uruguaya (y un par de cositas más) soy un papelón!

Me encanta tu blog porque es muy divertido, al contrario del mío que se encuentra teñido de un color gris; gris de melancolía y gris de inseguridad, porque no logra definirse ni jugársela por ningún color, justo a mi que tanto me gustan los colores!!!

Beso amiga Andal y arriba su blog que con el reivindica a los uruguayos y sus costumbres (cosas de las que no soy una muestra significativa dentro del universo, mmm! me está afectando esto de la estadística como contenido curricular!).
Saludos desde la capital termal del país.

andal13 dijo...

Santiago: jijiji, cuando lo escribí, pensaba si alguien se daría cuenta del "error". El tema es que la expresión "grasas trans" me encanta, y queda mucho más "marketinera". Y andá a sabar si no hay quién haga las tortas fritas con margarina!

La impuntual: ah, si es por los usos y costumbres, yo no soy uruguaya, por más que haya nacido y haya vivido toda mi vida en Uruguay, y sea hija y nieta de uruguayos. Será por eso que vivo a las puteadas...
¿El mate? ¡Puaj! No soporto ni el olor... y jamás entenderé cuál es la gracia de estar todo el día tomando agua a 99ºC y pa' pior, amarga...
Eso sí, el asado me gusta aunque prefiero otras comidas, y las tortas fritas me gustan, pero mi nivel de consumo no sé si llega a una al año...
Y comparto contigo el gusto por el pescado (de abajo del agua, igual un ancla).

dejamuchacho dijo...

Andrea

Que buenas las tortas fritas!!(llueva o no llueva)
Arriba con las tortas fritas, pero por favor no Sumito Estevez, no lo aguanto.

andal13 dijo...

Dejamuchacho: comer tortas fritas cuando no llueve ya es vicio, jijiji!

A mí Sumito me conquistó cuando hizo su programa desde la India, aunque prefiero otros chefs, sin dudas.

mArXelLa dijo...

Aghhh se me antojaron! Aqui no existe nada similar...torta es otra cosa y fritas mmm...nooo Uff que suena bien :)
Saludos, besos y abrazos enormes por el tiempo que llevo desaparecida

MISS MARPLE dijo...

Andrea:
es la primera vez que opino en tu blog, pero lo leo desde hace meses.
Te admiro por saber escribir en forma tan espontánea y tan divertida. Yo soy incapaz de hacerlo en un blog ( y por supuesto, no sé dibujar).
Lo que siempre he querido preguntarte es si no te gusta vivir en este país, o si cultivas el deporte uruguayo de reirnos y criticarnos a nosotros mismos, pero con ganas de vivir siempre acá.
Si no vivieras acá, ¿dónde te gustaría hacerlo?

Tomo mate como loca y no sabría empezar el día sin él.Las tortas fritas me gustan pero me hacen mal y tampoco sé hacerlas.

Fui maestra de primaria y sé lo que es estar muy cansada de todo el sistema, así que siempre te comprendo.

un gran abrazo

PD)no te veas obligada a corresponderme con un comentario en mi blog, demasiado trabajo tienes ya con tus alumnos.

andal13 dijo...

Marxella: es verdad, bien perdida que estabas, muchacha!
No te hagas problemas, puedo ir a instalar un puesto de tortas fritas en el Zócalo...
¡Jijiji!

Miss Marple: ¡Bienvenida!
Si no me gustara vivir acá, hace rato que me hubiera ido... Probablemente me adaptaría bien casi en cualquier parte, y siempre digo que cuando junte mis primeros 100 millones de dólares, me compraré una estancia en la Patagonia (tengo elegido el terrenito y todo). Sí tengo una visión crítica de este país (bah, tengo una visión crítica de todo), y hay un montón de cosas que me joden muchísimo, y vivo puteando.
Eso sí, mate no tomo porque me parece horrible, y jamás me imaginé que una dama británica consumiera otra cosa que Devonshire tea!!!
;-)

VUELVO AL SUR.. dijo...

En México no existen, es mas, esto es la primera noticia que tengo de ese platillo, que por lo que veo es o debe ser delicioso, dentro de toda una tradición.Por lo que veo, también hay cierta tendencia, sentimiento tradicional o simplemente cierto gusto por disfrutar esas tortas fritas cuando llueve. ¿Hay alguna razón?
Me gustaría conocer la receta bien para intentar hacerlas por acá y bueno, aprender. Si algún día las hacemos por acá, va a llover, seguro.

nicolás dijo...

Uh, aquí en Buenos Aires (capital) cada vez se ven menos las tortas fritas (salvo en los barrios más humildes, en los chaperíos, en donde aún valoran el maravilloso acto de compartir lluvia, tarde, tortafrita y mate)
Allí las hacen para todos los gustos, según quién cocine: triangulares, cuadradas, redondas, chiquitas, grandes, saladas, dulces...
Mi abuela, que nació en plena provincia de La Pampa, las hace redondas y grandes, nomás.
Aunque es absolutamente cierto lo que decís, muchos las hacen chiquitas y trangulares.
La ortodoxia tortafriteril no reina por aquí...
Bueno, lo que sí es seguro, es que se comen con lluvia, porlo menos, un 97% de las veces...

Un abrazo desde aquí

N

andal13 dijo...

Vuelvo...: no, si ya dije que iba a ir poner un puesto de venta de tortas fritas en el Zócalo!
Después te paso la receta (andá viendo si podés conseguir grasa vacuna).
Desconozco la razón que vincula la lluvia con la torta frita, pero es prácticamente un dogma!

Nicolás: ¡Bienvenido!
Por suerte, por acá no tenemos muchos berretines, y seguimos haciendo y consumiendo tortas fritas, eso sí, redondas, grandotas y con agujerito.
Tu abuela debe de haber recibido influencia oriental, seguramente, aunque no descarto que la influencia cultural que ejercemos los uruguayos sobre los argentinos, sea la responsable del estilo de sus tortas fritas!
Hoy una Natalia Oreiro, mañana una torta frita, y así vamos, despacito, despacito...
¡Jijiji!

MISS MARPLE dijo...

Andrea:

¡te has puesto a pensar en las múltiples posibilidades que se presentan para inventar un capítulo en el que nuestro adorado Sheldon se enfrenta a una torta frita?

No sé cómo, pero voy lograr de alguna manera que tú veas toda la serie.Dame tiempo...

Es una de mis terapias favoritas.


un beso

Peter Parker dijo...

No hay tortas fritas como las de mis abuelas, inclusive una de ellas (Chichita) les pone agua mineral ¿?, le quedán riquísimas.

Mi madre las hacía cuadradas (por suerte desistió), las cuales se convertían en baldosas a medida que se iban enfriando. ¡Doh!

También tengo una amiga que una vez prometió llevar torta fritas al cine como soborno para poder entrar gratis. Nunca llevó nada (y eso que llovía), pero los organizadores estaban de buen humor e igual nos dejaron ingresar.
¿Te suena esta historia? Ja, ja, ja, ja.

Corto Maltes dijo...

Yo viví muchos años en Bs As y si bien el diametro no llega al de este lado del charco, si son grandes y las formas son variadas segun el caracter de la persona. Mi madre me hacia unas torta fritas con forma de persona y yo me la comia siempre empezando por la cabeza jeje.
La primera vez que vi tortas fritas uruguayas no sabia si estaba contemplando un Longplay o una rueda de triciclo, o ambas cosas a la vez.
Muy buen post, me encantan las tortas fritas pero al mate no lo soporto, las veces que me sirvieron uno me queme la lengua :(

Bea dijo...

Permiso Andrea:
Peter Parker, si una de tus abuelas, le pone agua mineral con gas, es para que la masa quede mas esponjosa.
Por eso quedan riquísimas.
Si hacés una torta común o un bizcochuelo y en lugar de leche, le ponés alguna gaseosa o miti-miti...Mmmm, no sabés lo fantástico que es.
Un abrazo.
Muero por una torta fritaaaaa

Germán dijo...

Ajá...
Mucho anduve por ahí para encontrar lo que realmente me molestaba de esa entidad inasible que es la uruguayez. Pensé en el fóbal, pero no era. El tema de la propiedad de Gardel, menos. La estatua de Artigas en la Plaza Independencia, te la regalo. Que nos hayan copiado el Barolo con el Salvo, no es problema. Que al gurí Alvez le digan gurí y no botija, tampoco. Que el monumento a Confucio esté en el Parque Rodó y no en los bosques de Palermo, pasa. Que te vendan un chivito y que entre sus ingredientes haya de todo menos chivito (según el Pequeño diccionario ilustrado uruguayo – español de Andal13), está bien.
Y concluí que lo que me molesta es que digan que las tortas fritas argentinas son distintas a las uruguayas por la comprobación anti-científica de haberlas probado en algún remoto paraje patagónico. Las que describe la autora de este artículo son igualitas a las que solía hacer mi señora madre en las tierras entrerrianas.
¿Estamos?

andal13 dijo...

Miss Marple: ¡Pobre Sheldon! Haciendo los cálculos de fuerza y rozamiento para hacer bien el agujerito del medio...

Peter: yo les ponía agua mineral gasificada a los buñuelos, pero no a las tortas fritas. (Hablo en pasado porque desde hace unos años adopté un estilo de vida saludable e hipocalórico)
Me interesó lo de las tortas fritas cuadradas que se endurecen al enfriarse... tengo que reponer un par de azulejos astillados!

Corto: ignoraba tus tendencias decapitadoras de tortas fritas!
Como discos no creo que funcionen, pero como solución de emergencia para triciclo roto, pueden andar, cómo no!

Bea: torta frita y esponjosa son dos conceptos que jamás deben ir juntos.
¡Qué herejía!

Germán: va siendo hora de que te bajes del caballo, botija... Lo que no sabés, es que los orientales hace rato que empezamos la invasión, y fue justamente por Entre Ríos... y de las primeras acciones que tomamos, fue la de obligar a las madres entrerrianas a hacer las tortas fritas como Tata Artigas manda!!!

Peter Parker dijo...

Gracias por los consejos culinarios BEA.

SUSANA dijo...

Y lleguéeeeeeeee!!! Ajo y agua si me extrañaste! Estaba enredada en las lianas de mi trabajooo!!!

Andre Querida: vengo a garantizarte personalmente que nunca, jamás de los jamases, tendrás un entrevero o entredicho con esta argentina, respecto de las tortas fritas!

¿Por qué? Sencillito. Yo las como cuadradas, redondas, triangulares, uruguayas o argentinas. No tengo la más remotísima idea de cómo y con qué se hacen (bueno, digamos que te leí, pero no se me ocurre hacerlas)y sin profundas disquisiciones le hinco el diente, ni pregunto (estoy ocupada en masticar)y me dedico a disfrutarlas!

Dicho ésto y a esta hora...me muerooooo de hambre...y voy por unas galletitas de salvado (qué tristeza!)

Besotesssssssss!!!!

andal13 dijo...

Susana: no te preocupes por el abandono, últimamente me he abandonado más yo misma, que mis amigos.
Por decirlo brevemente, cualquier colectivo te deja en la puerta, nena! ¿Qué es eso de que no discriminás entre geometrías, dimensiones y nacionalidades, eh?

¡Jijiji!

juan pascualero dijo...

Muy bueno el post y dá hambre. Quisiera intentar una pequeñísima colaboración: En algún lugar leí o me comentaron que el agujero central procede de la carencia de platos de los matreros, que las amasaban sobre la carona y una vez fritas las ensartaban en un palito al que le habían dejado una ramita (de tope)No sé si quedó claro, no sé si es cierto, no sé si Nacional le ganará a Estudiantes, no sé nada de nada.-

andal13 dijo...

Juan: me parece espectacular tu aporte. Capaz que hasta patento un perchero para tortas fritas, jijiji!

San Atilio García nos ampare!

Julia dijo...

Hola Andre! tanto tiempo

Conocí Uruguay, hace muchos años y muero de ganas por volver.
Tengo muchas ganas de ir a Montevideo, pero por cuestiones de tiempo y plata, lo voy postergando.

besos

excelente tus post, como siempre

pd: me dieron ganas de tortas fritas uruguayas.. no las probé nunca :(

andal13 dijo...

Julia: venite cuando quieras! Eso sí, avisá así te esperamos en la terminal con una torta frita en cada mano!

;-)

fede_buho77 dijo...

Yo no como tortas fritas de puestos callejeros salvo que despues decida ir a protestar a Teheran, cerca del Liceo 38 en la Teja hay un puestito de fritas o habia ya que hace un tiempillo que no paso por ahi que era un 24 hs. pero lo jodido fue descubrir un domingo a eso de las 22.00 que el sr. chef de la grasa habia abandonado por el escaso margen de unos metros el puesto/delivery... aunque por pocos segundos... los que le llevo evacuar los liquidos necesarios en un frasquito para llevar al analisis de bromatologia de la IMM al dia siguiente , realizado tal acto el señor expendedor de alimentos tradicionales retomo su puesto raudamente para atender a la feliz y ansiosa clientela... mientras veia esto desde un 125 decidi que a los actos del 1º de mayo me llevaba un kilo de masitas del emporio o de la 25 de agosto ...

andal13 dijo...

Fede: no te quiero pinchar la bomba y que se te desparrame todo el dulce de leche, pero ¿tas convencido de la higiene del confitero? Pa' mí que es aquello de "ojos que no ven, torta frita deliciosa"

cr dijo...

Bien entonces agrego a la lista para cuando vaya "comer tortafritas".
Acá serán distintas, pero no son triangulares como en la Patagonia, siguen el patrón circular, y la asociación lluvia-tortafrita es un clásico, y como está medio feíto me parece que me voy hasta la chacarita a buscar las tortas fritas del primer comentario. Algo es algo.

Te cuento que en Rosario la pizza tiene cuatro ángulos.

¡Saludos!

andal13 dijo...

Cr: ¿Y no te da el entusiasmo como para hacerlas vos?
Y si los rosarinos hacen la pizza cuadrada, habría que investigar si no se trata de un plagio!
¡Jijiji!

¡Buen provecho!